EL FUTURO DE LA ENERGIA

El futuro de la energía es eléctrico. Es un futuro que evoluciona rápidamente, trayendo cambios importantes. Los proveedores tradicionales están luchando por defender sus derechos y seguir siendo relevantes. Las tendencias del mercado apuntan hacia un futuro con bajas emisiones de carbono. El mercado futuro generará costos más bajos para algunos, pero precios más altos y más interrupciones de energía para otros. Esta transición está impulsada por tendencias que los expertos de la industria llaman “las Tres D”, es decir, descarbonización, digitalización y descentralización. Estas tres tendencias están impactando la red eléctrica y provocarán cambios que entregarán energía más confiable para algunos clientes, pero más desafíos para otros.

LAS MICROREDES

Las microrredes impactarán el mercado energético Las microrredes son un ejemplo de la convergencia de las tres D. Imagine a los clientes que deciden tomar el control de sus destinos energéticos instalando una combinación de recursos energéticos distribuidos (RED). Los RED pueden incluir energía solar, eólica, baterías, calor y energía combinados , celdas de combustible y más. Estos elementos se pueden combinar para formar una microrred, lo que brinda a los clientes la capacidad de aislarse de la red eléctrica.Si la red eléctrica se apaga por cualquier motivo, las microrredes pueden mantener las instalaciones en funcionamiento. Cuando se diseñan correctamente, las microrredes pueden ayudar a entregar energía rentable, confiable y relativamente limpia. Estas cualidades son inmensamente importantes para las instalaciones que deben funcionar las 24 horas del día, como hospitales, centros de datos, aeropuertos, plantas de fabricación o instalaciones de tratamiento de aguas residuales, y la lista sigue creciendo. Después del huracán Harvey en 2017, los principales centros médicos, así como algunas estaciones de servicio y tiendas de conveniencia, pudieron continuar sirviendo al público gracias a las microrredes.La proliferación de microrredes tendrá un gran impacto en el funcionamiento del mercado energético, tanto para quienes utilizan microrredes como para quienes no. El crecimiento de las microrredes tiene el potencial de crear una situación de tener / no tener en energía, ya que aquellos sin microrredes podrían enfrentar mayores costos y más interrupciones, mientras que aquellos con microrredes tendrán acceso a energía confiable, incluso si la red eléctrica experimenta problemas.

AUMENTO DE COSTOS PARA ALGUNOS CLIENTES

A medida que más organizaciones adoptan las microrredes y reducen la dependencia de los proveedores de energía tradicionales, o abandonan la red por completo, el grupo de clientes se reduce y los costos fijos de transmisión de electricidad y mantenimiento de la infraestructura se distribuyen entre menos clientes. Por lo tanto, a medida que evoluciona el mercado de la electricidad, los clientes que dependen de proveedores tradicionales pueden ver un aumento de los costos, al mismo tiempo que experimentan más interrupciones de energía o una calidad de energía reducida debido al envejecimiento de la infraestructura con recursos limitados para actualizaciones y reparaciones. Costos de transmisión y energía con bajas emisiones de carbono Si bien muchas fuentes de generación de energía están bajando de precio, el costo real de la entrega de electrones no ha cambiado mucho. En otras palabras, entregar energía más barata aún requiere líneas de transmisión y distribución para llegar al mercado. Incluso si los costos de la energía eólica y solar caen muy por debajo del gas natural, los costos generales para el cliente promedio aún pueden aumentar debido en parte al costo de transmisión, distribución y otros factores.Si bien reducir el costo de transmisión y distribución es un desafío, el cambio de juego definitivo para los costos impactantes puede ser la combinación de energía renovable con almacenamiento en baterías. Las tecnologías como la solar, la eólica o las mejoras en las baterías están evolucionando tan rápidamente que las curvas de costos de hace solo dos años ahora están completamente desactualizadas. El costo de las baterías está disminuyendo, la energía solar es ahora más barata que la generación convencional y las turbinas eólicas son cada vez más grandes y más eficientes. En este momento, la generación de gas natural se recupera de la intermitencia de las energías renovables, pero en el futuro, las tecnologías de almacenamiento llenarán más de este vacío.La forma en que el mundo produce y consume energía está en transición. Está claro que el futuro tendrá más generación de energía con bajas emisiones de carbono, pero lo que eso significará para los costos del usuario final y cómo se adaptará la red eléctrica siguen siendo preguntas sin respuesta. ■

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *