LA ARQUITECTURA Y LA TECNOLOGÍA EN EL MURO DE TRUMP

Jurgen van de Ploeg es el nombre del arquitecto que propone a Trump construir un muro energético en la frontera entre México y los Estados Unidos. El denominado Trump Power Wall, se convertiría en una larga extensión de paneles solares que representarían una solución inteligente y económica a la ambición del actual presidente y jefe de la Casa Blanca.
Para muchos resulta una solución inteligente. Aun los que están en contra de la famosa edificación de este muro, la idea resulta sensacional, en tanto dejaría de lado todo el modelo de construcción tradicional, donde el cemento y el acero crearían grandes bloques que no tendrían ninguna utilidad.

De acuerdo al arquitecto holandés, este muro ecológico sería de una gran utilidad teniendo en cuenta el gran impacto que tiene el sol en esta zona del país mexicano. Para él, hay dos opciones, seguir quejándose de la construcción del muro, o bien, sacarle todo el provecho a éste mismo.

Jurgen van de Ploeg asegura que si se le presenta adecuadamente este proyecto a Trump, el mandatario estaría dispuesto a autorizar su construcción, ya que como el buen hombre de negocios que siempre lo ha caracterizado, Estados Unidos cuenta con los paneles solares y las tecnologías suficientes para darle sostenibilidad a la idea.

Las lucrativas cifras que representaría este muro

Agrega además que en dicho caso, México con todo gusto estará disponible a asumir el costo de la construcción del muro, ya que según sus cálculos la energía solar recopilada por el muro estaría entre los 600 y 1.000 millones de dólares americanos al año.
El costo final de la construcción estaría en alrededor de 10 mil millones de dólares y dada la relación de ingresos por energía solar, el costo de la obra estaría saldado al cabo de 15 años. Hay que recordar aquí que construir dicho muro representa una extensión que ronda a las 2.000 millas de frontera.

La solución que propone Jurgen van de Ploeg, no deja de ser inteligente, como también una estrategia razonable y sostenible como las tantas que hoy en día cobran tanta fuerza en la historia de la arquitectura moderna. Los arquitectos del presente siglo han empezado a entender que construir no implica siempre el uso de concreto, acero y arena para darle forma a las ideas.

Una idea amigable con el planeta

Las tecnologías solares son en el momento una de las tendencias más fuertes en el campo de la creación de viviendas y edificios sostenibles. Construcciones que han sido pensadas desde el concepto de que el hogar hace parte de la ecología del mundo y que sin mundo no existiría una plaza para la vida humana.

Desear que un proyecto tan ambicioso como el muro de Trump se convierta en una forma de energía solar, es ante todo una forma de contribuir al medioambiente, dándole rentabilidad a una estructura que hasta ahora solo ha dado polémica entre Estados Unidos y el resto del mundo por todo el clima de segregación que representa.

Sin embargo, al sol de hoy, cuando ya Trump se encuentra más cerca de cumplir su primer año como presidente de los Estados Unidos, la idea del muro sigue sin empezar a materializarse, sin tener esa forma que (de manera tan amenazante) él aseguró empezaría a construir desde el primer día de su ascensión al poder.

El tiempo va a seguir pasando mientras Trump se decide sobre a qué empresa ceder la licitación. Muchas han optado por presentar propuestas con el modelo tradicional del acero, concreto y vigas. Pero no cabe duda que esta propuesta, la de un muro energético, resulta la más genial y sabia de todas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *